pijas grandes

¡Pijas grandes! No cualquiera puede con ellas

Compartir:
Votar este Articulo

Las experiencias que tengo con pijas grandes han sido tanto placenteras como decepcionantes, de los muchos relatos xxx que podría contarles escogí hablarles de Tom y su enorme pene. A Tom lo conocí por medio de una amiga, bueno “amiga” ¿saben? ¡De esas perras que te apuñalan apenas das la vuelta! De esas mujeres carentes de personalidad a tal punto que no saben distinguir entre la realidad y sus fantasías.

SEXO A LO SALVAJE CON EL AMIGO

Tom es un chico muy cuchi y de buenas a primeras lo que menos te imaginas es que tiene una pija de esas pijas grandes que te sorprenden ¡O sea! Hasta el sol de hoy yo no me creo haberme comido ese trozo de carne. Este es de esos relatos xxx que te cuenta de todo en una sola idea, bueno la verdad es que lo conocí y me cayó muy bien, empezamos a conocernos y de la nada notamos que teníamos mucho en común, costumbres, modas, gustos todo esto además de ese apetito sexual insaciable que nos caracteriza a ambos.

Pijas Grandes

Mis relatos xxx son muy extraños y este no será la excepción, el día que me comí esta pija que ocupa el primer lugar en mi lista de pijas grandes yo estaba en el trabajo y de ahí quede con él para vernos a la noche, cuando llegamos a su casa no perdimos el tiempo, fue allí cuando me lleve esa enorme sorpresa su pene es ¡PERFECTO! el tamaño adecuado, el grosor necesario, la cantidad justa de venas brotadas.

 

Quiso quitarme la ropa por partes y no me opuse, poco a poco fue desnudando mi cuerpo, exponiendo mi sexo de a fragmentos, tocaba mis partes y me hizo sentir como nunca antes me había sentido con un hombre, deseosa por aún más. Primero estuvimos cogiendo de misionero por unos minutos, un previo para lo que se venía, sus movimientos eran demasiado precisos y yo no podía entender como era que todo eso podía entrar completo dentro de mí, pero que rico se sentía saberlo entero dentro de mi corporeidad.

Articulos relacionados:  ¡Escorts! maestras de la fantasía

Yo disfrutaba como diosa de su sudor, de su dermis entre mis uñas, de sus fluidos entre mis manos, de la nada me dijo ¡ven, déjame tratarte como la perra que realmente eres! Mi cara cambió completamente, su sexo es divino y yo me sentía una puta divina y su cara me decía que eso era lo que a él le encantaba de mí, lo que me ponía aún más cachonda y deseosa de su pene.

Escort fanatica Pijas Grandes

Me puso de rodillas a espaldas de su pecho y con las manos sujetas por sobre mi coxis me hizo suya, podía sentir la profundidad de mi vagina siendo guiada por la intensidad de su pija, él me tomaba del pelo y mordía mi cuello mientras me cogía más y más duro ¡dios mío que rico! Era lo único que yo lograba exclamar entre ese éxtasis y las acortadas respiraciones que me permitía dar ese salvaje.

Recuerdo que mis piernas temblaban y mi cara de sufrimiento se volvía de placer con solo pensar que ese hombre era capaz de saciar mi apetito sexual, su rostro mostraba la satisfacción de un gladiador luego de matar a los leones a los que lo habían lanzado, y mi cara le decía ¡dame más! El me miraba como diciendo ¡no vas a aguantar una más! Yo le respondía con estímulos y sexo oral. Uff que rico fue tragarme esa pija entera ¡hasta la garganta! recuerdo que siendo un experto en su pija se posicionó justo donde debía para que me pasara lis ay completa.

Amé ese momento, amé su sexo, lo amé a él como a nadie, amé su pija y hasta hoy la amo. Somos almas libres y no nos limitamos a estar juntos pero siempre nos vemos y disfrutamos de esos momentos que nos hacen compenetrarnos tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *